ES EL APOCALIPSIS DILE QUE PASE

PÁGINA 33. MÁS COSAS.

Chis :

  • más cosas

¿Como puede cambiar todo tan rápido?
De repente tengo un cuarto que me encanta, con un balcón que se asoma a la terraza de moda, en una calle ancha llena de tiendas. Parecía que lo chic iba a desaparecer de nuestra vida. Big Mak me decía que el estilo está en nuestro interior. Si ya. Pero yo tengo una imagen externa que mantener.
Roux y Coco me han ayudado a organizarlo todo, a deshacer cajas, a decorar mi nuevo espacio. Es más grande que el anterior,¡me caben más armarios¡ Me está quedando super acogedor. ¡Ay, me encanta!
Pero…un problemón. No tengo espejo para arreglarme. Tengo uno pequeño que estaba en el aseo de la otra casa, pero evidentemente necesito un espejazo para verme toda yo entera, con todos mis complementos.
Dice Big Mak que no conozco mi cara. Que desde pequeña, cuando me pongo delante de un espejo, o sea siempre que puedo, pongo una cara que él llama “tu cara de espejo”. Igual es verdad. A veces no me reconozco en las fotos robadas, las que me hacen sin avisar.
Pero lo que ha cambiado todo es que tengo trabajo. No como hasta ahora, de dependienta o de becaria sin cobrar. Tengo trabajo de verdad, en lo mío, Marketing y Publicidad, en una empresa de verdad. ¡Con contrato! ¡Jo! Ya pensaba que este dia no llegaría nunca. Y lo mejor es que me han llamado por mi curriculum, no por enchufes o recomendaciones.
Con el primer sueldo me voy a comprar otro armario y lo voy a llenar con la ropa y los zapatos que necesito para mi nuevo status.
Me siento como una ejecutiva que camina sin tocar el suelo, mirando a la ciudad desde arriba.
Tengo trabajo y tengo una habitación que me chifla. ¡El mundo es mio!

3 Comments

  1. Desu Zhala
  2. Jesús de juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Visitas al Apocalipsis