ES EL APOCALIPSIS DILE QUE PASE

PÁGINA 43. VITAMINAS & MINERALES.

Mak :

aoocalipsis014 copia

Estábamos el Torpe y yo en la calle con nuestras cosas y, como estamos creciendo todo el rato, nos dio hambre. Nos fuimos a su casa, que como su madre cocina, siempre hay algo.
No se oía nada, así que tiramos directamente a la cocina y, ¡no veas!, nos encontramos a su madre sentada encima de su padre. Llorando. Sin ruido ni nada. En silencio.
Ni nos vieron.
Se me quitó el hambre de la impresión. Salimos echando leches.
El Torpe dijo que seguramente se le había quemado algo. Yo le dije que vale, que no pasa nada.
Pero me quedé un poco así. Creo que los adultos no deben llorar en serio delante de los hijos de sus amigos. Impresiona mogollón.
Se lo conté a mi padre durante la cena. Dijo que es culpa de la Bestia, que estaba reunida con sus colegas en un pueblo muy bonito, muy limpio, muy nevado y muy caro, en lo alto de una montaña mágica, protegida por su legión de diablos, planeando la nueva cosecha de lágrimas. Que claro que a la madre del Torpe se le ha quemado algo. Se le han quemado las meninges.
Como no lo pillaba, Big Mak me dijo que la Bestia nos estaba tirando bolas de nieve desde las pistas de esquí. Que encima quiere que le riamos las gracias.
Yo seguía sin entender. Entonces mi padre me miró muy serio y, hablando bajito, me dijo que es que hay días que la vida nos persigue tan de cerca que no nos deja ni pensar.
Chis dice que a la madre del Torpe le faltan vitaminas y minerales.
Yo prefiero pensar que se le ha quemado la tortilla de patata o que se ha roto una uña. Tengo quince años. Me voy a oír Hip Hop.

PÁGINA 42. LA FUERZA.

Big Mak :

aoocalipsis011 copia

No podemos vivir acojonados.
Es verdad que estamos rodeados de demonios. Pero hay que resistir.
Nos enfrentamos a la tristeza, a la oscuridad, a la frustración…
Es una lucha que se cobra millones de víctimas.
Mak, es normal a los quince años, piensa que hacen falta superhéroes para esta lucha colosal.
Pero mientras llegan habrá que utilizar lo que tenemos a mano.
Y tenemos un arma muy eficaz.
La Fuerza Interior.
La Fuerza Interior irradia desde la parte superior del pecho, exactamente de la parte inferior del esternón. Desde este punto se transmite al resto del cuerpo, a los ojos, al porte, al cerebro y a los demás miembros.
Pero, además, en función de su intensidad, se expande lateralmente alrededor del sujeto, hasta una distancia que oscila entre los diez y los noventa centímetros, si bien se han documentado algún caso que ha alcanzado excepcionalmente, y durante breves segundos, los dos metros.
Hay que buscarla ahí, bajo el esternón, y sentir como fluye y genera un escudo protector.
La Fuerza Interior se puede perder. Se produce entonces un estado de estupefacción y desidia lamentable. Por eso hay que buscarla como sea.
Así que si salimos a la calle armados con esta Fuerza extraordinaria, observaremos como se nos sube la barbilla y se nos hincha el pecho. Como la mirada se escapa al horizonte y los demonios huyen de nosotros. Incluso los de categoría tres, que son los que más dan por saco.
Yo voy practicando esto de la Fuerza Interior mientras mi hijo espera a los superhéroes, no sea que luego no vengan.

PÁGINA 41. GUARDIA NOCTURNA.

Chis :

aoocalipsis008

En esta casa están todos un poco locos.
Todos son mi padre y mi hermano. Menos mal que hay una mujer con sentido común. Yo.
Lo que pasa es que como ahora trabajo, con contrato, no puedo estar pendiente de todo. Trabajo diez horas cada día, a veces más, porque como estoy empezando, hay programas que utilizamos que son nuevos para mí. Y no pienso ser la última.
Y luego los fines de semana me voy de viaje, con superofertas de internet, en vuelos megabaratos, a conocer mundo con mis amigas. Me encanta. Sobre todo porque por primera vez en mi vida me lo pago yo todo.
Pero a estos los tengo un poco abandonados.
Big Mak se levanta todas las noches, a eso de las cuatro. Siempre hace lo mismo. Se cree que no me doy cuenta, pero el suelo de la casa nueva tambien es de madera, o sea que cada paso que da es un crujido.
Oigo como enciende la luz. Se enciende un pitillo. Va al cuarto de baño. Luego se asoma a mi cuarto sin decir nada y luego al de Mak. Lo hace todo como un fantasma.
Así lleva varias noches.
Esta mañana desayunando se lo he dicho a mi hermano. Dice que Big Mak está pendiente de la amenaza de la Bestia y lo que nos pueda hacer a todos. Pero que no debería preocuparse porque tenemos a los Flying Skaters Bastardos defendiéndonos dia y noche.
Este niño está tonto. Y a mi padre le tengo que decir que pare ya con lo de la Bestia, que se están volviendo locos los dos.

Página 40. LUPUS.

Big Mak :

aoocalipsis007 copia 2

El hombre puede ser un lobo para el hombre, pero en tiempos de tormenta y desazón, el hombre es una chuleta de cordero para el hombre. O un jamón. Homo homini porcus carnis est.
La vida tiene días y días.
Y estos son días de lobos.
Comer o ser comido. Pero con educación, con buenas maneras.
Razonando.
Por tu bien.
Todo muy correcto, muy propio.
Y nos devoramos sin embrutecernos.
Y se nos va endureciendo el alma, a los lobos.
Porque a los corderos no les da tiempo. Se los comen antes.
Es mejor ser lobo que cordero. Creo.
No estoy seguro.
La Bestia nos quiere devorar a todos. No hace distinciones. Se come hasta a sus propios servidores. Y a sus propios hijos si hace falta.
Así que ante la duda mejor lobo.
Y antes de salir ahí afuera, una danza guerrera.
Para coger valor.
Y la rabia necesaria.
Y para entonar el cuerpo.
Y para atraernos a los espíritus de todos los antepasados que ya han vivido sus apocalipsis…
Una danza guerrera no antecede necesariamente a una matanza sanguinaria.
Pero hay que prepararse para lo que venga.
Y si luego no hace falta, no pasa nada.
Pero es mejor saberlo.
Homo homini lupus chorum ante manducans alium.
El hombre es un lobo que baila antes de comerse a otro.

PÁGINA 39. SUPERMAK.

Mak :

aoocalipsis006 copia

Un chaval tiene problemas con la alimentación. Solo le gusta comer cuatro cosas: pizza, kebab, hotdogs y hamburguesas. Preocupado con su crecimiento, su padre le lleva a ver a un médico especialista. Como son tiempos chungos de pasta van al más barato que encuentran, el demente Doctor Jeringa, que es barato porque aprovecha para hacer experimentos con sus pacientes.
Al chaval le aplica una inyección que le produce una mutación en unos pocos dias. Sin necesidad de comer verduras, frutas, legumbres ni ninguna mierda sana, el tio se pone mazao. Hasta le sale tableta de chocolate en el estómago.
Su padre lleva tiempo dando la brasa con el Apocalipsis y la Bestia, que por lo visto está destruyendo Global City, que es donde vivimos todos.
El chaval decide hacer algo, aunque solo sea por dejar de oir a su padre. Se pone un pijama verde, un antifaz y unas bermudas. Porque lo de superhéroes con un gayumbo paquetero encima del pijama no mola, es antiguo y hortera.
Así nace Supermak.
Pero la Bestia es mucha Bestia. Necesita ayuda…
Busca a los dos mejores patinadores que conoce, Blue y Spray, que no eran colegas suyos, pero cuando le ven de super héroe, así como grande y mazao, se apuntan a salvar Global City de la amenaza.
Y así nacen los Flying Skating Bastardos.
El primer paso que dan es enseñarle a la Bestia quien será a partir de hoy su archienemigo. Para eso sencillamente le atacan por sorpresa, dándole una paliza muy molesta y pintándole la cara.
Y ahora habrá que pensar planes más sofisticados, pero de momento ya hay quien se enfrenta al Apocalipsis. Y la Bestia va a conocer el miedo…
Big Mak no sabe nada de esto. Igual me da la bulla con lo de la violencia. Nadie debe conocer la verdadera identidad de Supermak.
Igual me la cargo

PÁGINA 38. LA CASTA.

Big Mak :

fundeso076 copia 3

La calefacción se ha convertido en algo que hay que pensarse. Afortunadamente el calentamiento global nos favorece, a corto plazo claro, a los que tenemos anquilosamiento temporal en tesorería.
El frio se quita con una sopa calentita.
Anoche, mientras se tomaban la sopa protestando, traté de explicarles la situación a mis hijos. Y una cosa llevó a la otra y terminamos hablando de La Casta.
La Casta es un club muy exclusivo. Su objetivo y su labor única es perpetuarse, incluso a través de generaciones. Y lo hacen sin mirar abajo. Les importa un pito.
A La Casta se accede por familia, por política, por las armas, el terror, el dinero. Tambien por matrimonio.
De La Casta se sale por defunción, por la fuerza o por torpe, es decir por expulsión.
Porque se defienden entre sí a muerte o hasta que peligra lo más mínimo su propia situación.
Pero en circunstancias normales, una vez en el club, se pasa de un puesto a otro sin mayores problemas.
La Casta no tiene pais, ni religión, ni raza, ni moral. Pero usa los países, los dioses, las pieles y las grandes ideas para seguir subidos a la alfombra roja, por encima de nuestras cabezas.
¿Quienes son? Algunos son conocidos, otros no. Los más peligrosos no se dejan ver, pero son los que deciden cuanto es el mínimo para sobrevivir y seguir produciendo o cuantos años es razonable que vivamos. O si lo que hacemos es útil o no. Para ellos, claro.
Al acabar van y me preguntan que como se entra en La Casta. Creo que no me he explicado muy bien.
Y esta mañana han salido a la calle mirando al cielo, buscando alfombras rojas entre las nubes.

PÁGINA 37. AMIGOS.

Big Mak :

Apocalipsis073 copia

El futbolista empezó siendo un compañero de barra. Beber juntos une mucho, ya se sabe.
Después se convirtió en Mecenas. En esto del arte no tenemos clientes.
Y al final es simplemente un amigo.
Y cuando hay un problema hace falta un amigo.
Problema: me ha contado mi hijo, Mak, que entraron ladrones en casa hace dos noches. Que yo estaba dormido y no me enteré de nada. Que él les oyó. Que salió de su cuarto disfrazado de Orco fosforescente blandiendo un hacha de plástico, tambien fosforescente. Que se enfrentó a los intrusos haciendo ruidos propios de Orco, quienes, aterrorizados, se dieron a la fuga.
Que yo no me enteré porque dormía con tapones en los oídos esa noche.
No lo recuerdo, es posible.
Exige una recompensa, un juego de la Play de asesinos bastardos con el que lleva dando la brasa desde hace un tiempo.
No me he creído ni una palabra, hasta que he descubierto todos los papeles revueltos en los cajones. Se que la historia es inverosímil, o sea mentira, pero algo ha pasado.
Se lo quería contar a alguien, y he quedado con el futbolista.
Pero he llegado al bar y estaba con su mujer, Olga Viborovna, el cuerpo que vive subido a un par de piernas. La he saludado y a partir de ese momento todos me han empezado a sonreír. El barman me ha preparado un combinado exótico, las chicas me han empezado a mirar de reojo, los tios me han lanzado miradas de complicidad… En fin, que se me ha olvidado a qué iba, pero me he sentido estupendamente. Otro dia le contaré al futbolista mi historia policiaca. Y a Mak le tendré que torturar para que cante la verdad.

PÁGINA 36. LLUEVE.

Chis :

apocalipsis065 copia 2

¡Llueve! ¡Por fin! Ya pensaba que nunca podría estrenar mis botines de agua nuevos. Me los he comprado con mi primer sueldo. Son de color rojo inglés, con unos elásticos laterales y tienen… bueno, que me chiflan.
Y como me he sentido bastante It, le he pedido a mi hermano un sweater con capucha y su cazadora rockabilly. Era tan temprano que no se ha dado cuenta y me las ha dejado.
Me daba un poco de cosa salir así, un cambio de look tan radical, pero Big Mak me ha dicho que me pegaba todo, que seguro que triunfas.
Y es verdad: las chicas del trabajo me han dicho que iba Urban Casual Style. ¡Me encanta!
Al volver a casa por la tarde seguía lloviznando, pero la calle estaba llena de gente. Big Mak dice siempre que con el cielo nublado estamos todos más guapos, que lo decía Leonardo. Que las caras se ponen en fumato, o algo así; es imposible acordarse de todo lo que dice.
Al bajar del bus voy y me lo encuentro sentado en una terraza. Big Mak y la vecina de nuestra antigua casa. No sé si han quedado o se han encontrado, no nos hemos mudado tan lejos. Estaban sentados bajo la lluvia, como sin enterarse, empapados, tomándose un café y hablando como si nada. Parecían dos locos en remojo. Les he dicho que está lloviendo, que os estais mojando. Son cuatro gotas, me han dicho. O sea, ni caso.
Les he visto tan contentos, tomándose un café con gotas de lluvia, con tan pocas ganas de irse de ahí, que me he ido a casa pensando que cuando uno está a gusto no hay frio ni calor. Me alegro.

PÁGINA 35. GRANDE PROBLEMA.

Mak :

  • apocalipsis-35

Problemón. Y no se me ocurre nada para salir de este lio. Que mala suerte tengo.
Al Torpe, mi colega, le han regalado “Speed Bastards Assassins 5″. Acaba de salir. Es la leche. Lo ha traido a clase esta mañana y, joé, no somos de piedra. Nos hemos escurrido del instituto a mi casa, donde se supone que no había nadie.
Así que estamos en mi cuarto con la Play, cuando se escucha el timbre. Ni te muevas Torpe, aquí no hay nadie, ¿entiendes? Pero se oye una llave abriendo la puerta. Marrón total. Pillada de las buenas. Pero no. No es Big Mak.
El Torpe y yo apagamos todo tratando de ser invisibles como sombras ninja. Quietos como una montaña, ligeros como una brisa, atentos como una gacela…
Escuchamos voces. Alguien va abriendo armarios y cajones. Son varios, pero solo se escucha una frase: ¿Que buscamos exactamente, Gómez?
Nos cagamos vivos. El Torpe además se olvida de que es una sombra ninja y se cae, tirando una pila de cuadros que están todavia sin colgar en el pasillo. Y como es muy torpe se da en la cabeza con un pico y pega un grito que hasta yo me asusto, y grito tambien, por no dejarle solo.
Gómez y los otros ladrones salen corriendo. Yo habría hecho igual. El grito de cerdo destripado del Torpe era como de poltergeist zombi canibal.
Vale, he salvado la casa. Pero ¿como digo que estaba ahí en horas de clase?
¿Se lo cuento a mi padre? ¿me castigará? ¿Me premiará? ¿Me callo la boca? ¿Y si se han llevado algo importante? La caja fuerte del chino, con las joyas de Chis y los billetes sigue ahí. Ni la han tocado…No se que hacer.
Soy muy joven para este grande problema.

PÁGINA 34. EL SECRETO.

Big Mak :

  • apocalipsis061

La Bestia se ha puesto en manos de sus asesores de imagen.
Se disfraza de tipo razonable que solo quiere nuestro bien. Aparece maquillado y con una corbata azul, los asesores saben de esto. Y si se tiene que poner gafas, se las pone. Lo que haga falta.
El Apocalipsis no es de ahora. No ha llegado de repente. Siempre ha estado ahí. En cada época toma una forma diferente. Y a cada uno le toca el suyo propio.
A nosotros no nos han tocado ni guerras ni pestes.
Nuestro Apocalipsis es más técnico, como de economia financiera globalizada y cosas así.
Un señor se tira un pedo en un extremo del mundo y tu te quedas sin trabajo o sin ahorros o sin criterio propio.
Tiene reclutada una legión de colaboradores. No saben que son posibles víctimas a la vez. Incluso muchos no saben a quien sirven. Otros si.
El secreto es que La Bestia nos necesita.
Necesita nuestros votos, para sí o para sus esbirros. Necesita incluso nuestra intención de voto para los sondeos y las estadísticas. Todo le vale.
No sé si mi táctica de defensa sirve de algo. Corro tratando de esquivar sus mensajes narcotizantes. Sus mentiras tranquilizadoras de probada eficacia. Corro saltando por encima de sus trampas. Corro huyendo de La Bestia.
Y mientras corro me entretengo.
La Bestia cambia mucho de cara. Pero reconocerla es facil. Tiene muchas manos, muy grandes y muy poderosas. Pero sobre todo se reconoce por su mirada arrogante, acostumbrada a vernos muy lejos y muy pequeños. Insignificantes.


Visitas al Apocalipsis